GoT: Hay oro en el bote de basura

Por NANCY MENDOZA | ➜

Una vez más, la nueva temporada de Game of Thrones está causando ansiedad en sus millones de fans alrededor del mundo pues es la primer temporada en la que el acercamiento será casi a ciegas para todos, incluso para los lectores pues salvo alguna que otra trama que ha quedado fuera de la serie por completo  o que hizo una pausa, como la de Bran, ya no hay manera de recurrir al libro, ya no hay más “¡espera,  no lo digas, no lo digas! él no ha leído el libro”, todos avanzaremos al mismo paso viendo los nuevos diez capítulos. Por lo pronto, lo único que nos queda será que la serie descarte o confirme las teorías (en su versión, pues sabemos que de aquí en adelante el libro y la serie tomarán rumbos distintos) ya existentes y que con cada nuevo episodio se vayan acumulando más.

Este parece un buen momento para repensar qué tipo de cosas son las que han quedado descartadas en la serie; para pensarla como una expansión de ese mundo y no sólo como una adaptación de una saga.

Es por muchos sabido que George R. R. Martin fue guionista de series televisivas en los ochenta y noventa, y que decidió dejarlas cuando tratando de crear sus propias series resultaban demasiado grandes o demasiado caras para lo que podía ser expuesto en pantalla; encontró en la escritura un formato que le era dadivoso, no lo limitaba en presupuesto y como hemos visto tampoco en tiempo. Estaba creando un mundo, su propio mundo y podía extenderse a sus anchas. Cuando Benioff y Weiss le dijeron que querían llevar su saga a la pantalla chica, Martin les dijo que estaban locos, que era imposible, pero HBO dio suficiente presupuesto para traspasar las fronteras literarias. Fue así como Canción de Hielo y Fuego obtuvo un formato audiovisual. Sin embargo, temporada tras temporada se hace notar que los recursos sí son limitados y que se debe ahorrar en tiempo y en presupuesto; es entonces cuando hay en los libros material de desperdicio como personajes que sobran y son fácilmente descartados y otros que deben tomar atajos en sus tramas para llegar a cierto punto.

Tres  ejemplos.

Uno de los grandes huecos en la serie es el que nos deja Lady Corazón de Piedra, Catelyn Stark vuelta a la vida por Beric Dondarrion, quien lo único que quiere es vengarse de quienes le hicieron daño a su familia. Los atajos en las tramas de Tyrion  y Jaime; el primero en el libro, al puro estilo de la odisea,  se ha encontrado muchas pericias para llegar a su objetivo aún inalcanzable: encontrarse con Daenerys. Con Jaime optaron por matar dos pájaros de un tiro: mandarlo a hacer algo más relevante que “llevar la paz del rey Tommen” a las tierras de los ríos, rescatando a su sobrinhija Myrcella y así  cortar el golpe que pretenden dar las Serpientes de Arena, quienes intentan coronar a Myrcella como reina, ya que en Dorne ella sí tiene derecho a la sucesión por ser más grande que Tommen.

Cuando alguna temporada está en emisión, no es raro que en reuniones con  conocidos o amigos que no has visto haya comentarios como “¿todos van al corriente de Juego de tronos? ¿Ya podemos hablar del último capítulo?”. Hay quienes prefieren mantenerse al margen de tal revuelo mediático, sin embargo, algunos otros han caído en las garras de grandes series con esta especie de marketing de boca a boca en el que muy difícilmente habrá spoiler alert, aunque sí muchas, muchas caras de sorpresa.

No obstante algo pasa con los lectores de los libros, quienes no nos conformamos con la serie: tenemos ansias de saber más, nos hicimos adictos, nos hicimos fans y buscamos en el bote de la basura de la serie lo que resulta ser oro puro en los libros. Alguna vez me tocó escuchar a alguien que, mientras hablábamos de la primer o segunda temporada que apenas se emitía, decía “lo que me impresiona es ver que hay gente leyendo los libros”, lo cual no es tan raro pensando que,  a pesar de no haber sido editado en muchos países de Latinoamérica hasta el boom de la serie, la saga ya era un éxito tanto en inglés como en español. Por su parte, los fans ya esperaban con ansias Danza de dragones mucho antes de que se emitiera la primer temporada de la serie.

Algo de lo que hasta ahora ha prescindido en exceso la serie es de la importancia de los sueños y las profecías, tan presentes en el libro y que son materia prima para todas las teorías que llenan los blogs y páginas en torno al universo de GoT. Quizá la más importante sea la de El príncipe que fue prometido: el renacimiento de Azor Ahai, listo para desafiar a Los Otros con su espada llameante. Si bien, en la serie, Melissandre es la encargada de tener presente esta profecía, en el libro hay muchos más personajes que la recuerdan o hacen alusión a ella.

A pesar de excluir demasiadas cosas, el distanciamiento respecto del libro nos hace ganar a los fans pues es un residuo que puede ser usado, citado, retomado o alterado después, lo que aunado al hecho de avanzar en otra dirección amplía las posibilidades y expande el universo de Canción de hielo y fuego

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s