La reaparición del exterior | Introducción

Por Arjan Guerrero | ➜

[RESUMEN]

el exterior había desaparecido. desapareció en 1968 con la fotografía de la Tierra Entera vista desde el espacio exterior. desapareció con el libre mercado y con la democracia. desapareció con la arena pública definitiva: internet. el exterior fue absorbido por un interior total y desapareció junto con el múltiple afuera de los discursos colonialistas occidentales. hoy, después de la purga, tenemos una política hegemónica bias-free1 y una clase social absolutamente incluyente: el Consumidor, la cual sin embargo se despliega en una nueva jerarquía: Turista, Ejecutiva, Primera Clase, Platino, Gold Elite, y lo que caracteriza a este nuevo orden es que la clase de quienes no pueden consumir simplemente no tiene nombre. parece que este paradigma universalista de un interior total no desaparece al exterior incluyéndolo sino desidentificándolo. pero hay una serie de situaciones donde el exterior se invoca nuevamente o reaparece en el interior de manera sorpresiva o planificada, sigilosa o turbulenta, demostrando la irreductibilidad y la superposición de uno en el otro.

[DESARROLLO]

Porque ahora ya no estás dentro de algo con una ventana, mirando hacia fuera a una imagen, sino que ahora estás allá afuera y ahí eso ya no tiene límites, no hay marcos, no hay fronteras2.

Russell Schweikart, ex-astronauta de la NASA

La negación de todos los marcos es también el marco más ámplio posible3.

Anselm Franke

existe una forma de imaginación colectiva que naturaliza al exterior-exterior como la única forma posible del exterior. lo piensa afuera, como al mismo “espacio exterior”, donde en realidad habita el propio interior del universo. podemos denominar a ésta una imaginación digital: una lógica binaria donde el interior y el exterior equivalen a un 1 y un 0 que ocupan una posición única dentro de este sistema de posiciones mutuamente excluyentes, lo cual enmarca una computación cultural binaria del espacio. pero la insistencia en ver afuera al exterior nos impide verlo como algo que de hecho irrumpe constantemente en el interior de las cosas. este hecho conduce a la transformación de la imaginación digital en una imaginación cuántica que computa en qubits donde el 1 y el 0 no son mutuamente excluyentes; sería una imaginación para la cual el interior y el exterior podrían ocupar simultáneamente el mismo espacio como una dualidad, es decir una cosa que tiene cualidad de dos: un interior-exterior o un exterior-interior. la imaginación es un asunto de producción de imagen.

uhd_img3219pv2_cc-(1)---media

el interferómetro Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), que se sumó recientemente al Global mm-VLBI Array (GMVA) y al Event Horizon Telescope (EHT) bajo el proyecto de generar la primera imagen documental de un hoyo negro – aquel supermasivo en el centro de nuestra galaxia4.

seeing a thing makes it real for me, and I think makes it real for lots of other people, where simply hearing about it cannot”5.

Avery Broderick, doctor integrante del proyecto de visualización del hoyo negro al centro de la Vía Láctea por parte del Perimeter Institute for Theoretical Physics (Ontario, Canadá).

¿por qué el exterior no podría ser de otra forma que periférico al interior? un hoyo negro es, por ejemplo, un exterior no periférico y tampoco más grande que el universo. no es un conducto hacia otro espacio-tiempo –un agujero de gusano, con el que se le confunde en las ficciones más caricaturizadas– pero sí contiene otra espacialidad-temporalidad6: una existencia otra que lo hace un exterior al interior del universo perceptible. ¿podría decirse que un hoyo negro es un cuerpo que guarda tanto interior que convierte a ese interior en una exterioridad interna?

tal separación entre lo interior y lo exterior permite un fenómeno aparente de absorción de uno en el otro. el proyecto de investigación y exhibición The Whole Earth. California and the Disappearance of the Outside, dirigido por Anselm Franke y Diedrich Diederichsen para la HKW, estudia cómo ese proceso fue trazado por la contracultura californiana de los 60s y 70s y luego realizado, sostenido y desarrollado hasta el día de hoy por el “capitalismo de las redes digitales” liderado desde Silicon Valley; el surgimiento de la imagen del planeta Tierra visto desde el espacio exterior (“the Earthrise”) en 1968, sumado a la integradora contracultura psicodélica-cibernética-ecológica que efervescía en la California de ese entonces y que fue condensada e impulsada por la publicación del Whole Earth Catalog, de Stewart Brand, dieron pie a un desplazamiento disimulado de la modernidad colonialista hacia un nuevo paradigma universalista que recurría a la interconexión y unidad de la biósfera terrestre, de la Tierra Total, como el ícono y al mismo tiempo como el velo de una nueva hegemonía absolutamente incluyente y que opera desde el centro de un sistema que deja fuera a todo aquel que no acepta sus políticas de uso, vigilancia y manejo de datos personales. para Anselm Franke7, el exterior fue desaparecido en su absorción:

“…since the end of the Second World War […] the gradual re-import and redeployment of that which during the course of the expansion of modernity was originally excluded and defined as the other: the irrational, foreign, affective, playful, exoticized […] In the picture of the Earth from space, this scheme reverses: the expansion into the exterior of space now produces the ultimate, immanent planetary interior”8. –Anselm Franke, California… p.13

el afuera que desapareció con la imagen de la Tierra Total fue el múltiple afuera de los discursos colonialistas occidentales. hoy, cualquiera puede tener una cuenta de Google, de Snapchat o de Facebook y ser amigx de todxs; cualquiera puede aspirar a migrar al Primer Mundo y a recibir protección de organismos políticos y legales internacionales; cualquiera capaz de pensar la cultura y la historia occidental puede sentarse a escribir como si perteneciera a ella; cualquiera puede ser un ser-cualquiera. hoy, el paradigma de lo políticamente correcto es el de los carteles de los bares y de los restaurantes que dicen no discriminar a nadie por su “raza, habilidades, género, orientación sexual, estatus social, religión o por ningún otro motivo”. hoy, en una cultura acostumbrada a que las cosas sean Sugar-Free, Fat-Free, Gluten-Free, resulta completamente normal que sean también Bias-Free y que seas bienvenido donde sea –claro, como un consumidor, esa clase general de inclusión total que estructura la jerarquía de las nuevas clases sociales: Turista, Ejecutiva, Primera Clase, Platino, Gold Elite, etcétera. en este nuevo orden, la clase de quienes no pueden consumir simplemente no tiene nombre; ha desaparecido.

así parece que el exterior no ha dejado de existir sino que ha desaparecido como las personas víctimas de lo que se ha denominado desaparición forzada: un modo de violencia que elimina no sólo aquello que se tiene, un familiar o un amigo que se suprime de un nosotros, sino también aquello que se sabe: el estado en que se encuentra esa persona; un conocimiento sobre su situación en el mundo que también se suprime de un nosotros. el exterior, que antes estaba bien definido y tenía sus nombres (la locura, las personas sin alma, los negros, lo indígena, las brujas, lo queer) y sus explicaciones (por muy ingenuas o parciales que fueran), ahora, bajo el paradigma inclusivo de lo Bias Free, se caracteriza por una indefinición que tiene el efecto de absorberlo o de ignorarlo. el exterior no ha desaparecido sino que ha sido desidentificado. pero por algún motivo, esta tendencia de apertura y absorción parece revertirse en hechos como Brexit o la elección del presidente de los muros y los prejuicios en una nación compuesta a través de insumos de inmigrantes: Estados Unidos. en la portada interna de The Last Whole Earth Catalog se lee la frase de Harold J. Morowitz, un biofisicista que estudiaba la aplicación de la termodinámica a los seres vivientes9: “el flujo de energía a través de un sistema organiza ese sistema”10. ¿cuál es la energía que sustituyó lo que venía del otro lado del Océano Atlántico o del otro lado del Río Grande en la cosmovisión política de Estados Unidos? ¿el exterior reaparece bajo el nombre del inmigrante o del terrorista? lo que reaparece con el éxito de un neoconservadurismo en el Reino Unido y en los Estados Unidos, por supuesto, no es el terrorista o el inmigrante, sino la hegemonía de una sensibilidad para la cual el exterior es algo radicalmente distinto que el interior.

en otro escenario, aquel afuera de la exploración y el descubrimiento de seres vivientes y de culturas que parecían habitantes de otro mundo, se ha terminado; la exploración ya no significa mucho más que explotación, ni el descubrimiento algo muy distinto a la prolongación de las industrias energéticas que aceleran el calentamiento global. el advenimiento de la Tercera Era del Carbón11 (o Era del Gas y el Petróleo No-convencional) demanda concebir la interioridad absoluta o la condición unitaria del vulnerable ecosistema terrestre en función de un hecho: la actividad humana capitalista se ha vuelto el principal factor determinante –o destructivo– de los ecosistemas terrestres, en gran medida por la devastación y contaminación que produce la extracción minera y de combustibles fósiles así como el consumo de los productos hechos con estos materiales. para enmarcar al ser humano como el principal agente determinante de los procesos geológicos de la Tierra surge el término Antropoceno, que designa un nuevo periodo geológico al que quizás sería más acertado nombrar, como propone Donna Haraway (entre otros), Capitaloceno12, toda vez que el autor de este periodo es en concreto el metabolismo industrial capitalista y no la generalidad de la especie humana. “El motivo para reconocer oficialmente el Antropoceno puede ser, de hecho, político en lugar de científico”13. el Antropoceno produce la idea una Tierra Total, o totalmente sometida a la civilización humana global, que funciona como prevención de los efectos que tal sometimiento puede tener sobre esta misma civilización.

pero la imagen de la Tierra Total aparece como consecuencia de una excursión al espacio exterior –exterior a ese espacio percibido como “total”–, una excursión que, al mismo tiempo que cierra la percepción del “interior inmanente” de esta Tierra Total, inaugura cuando menos dos nuevas exterioridades políticas: por un lado, la de las posiciones tecnológico-mediáticas desde las cuales es posible producir la imagen de una Tierra Total (o de la –unitaria– sociedad que la habita), ubicadas más allá de la atmósfera o en todos los “dispositivos conectados” (teléfonos móviles y demás abastecedores del Big Data) y que conforman una ubicuidad perceptual desde donde lo incluido en esta imagen total es vigilado, traducido a datos, predicho y conducido mercadotécnica o gubernamentalmente; y por otro lado, la exterioridad geopolítica de los nuevos planetas por colonizar.

Mars One es tu misión a Marte. Una misión sin fronteras para el beneficio de toda la humanidad. Vamos!”

la expansión del territorio humano hacia el “espacio exterior”, hacia otros planetas, ha sido propuesta por varios –desde Stephen Hawking hasta empresarios chinos– como una solución, no sólo ante el riesgo que implica habitar en un único planeta expuesto a catástrofes cósmicas insospechadas, sino también ante la insostenibilidad del Antropoceno: la negligencia o incapacidad humana de sostener una biósfera estable. como sea, Marte ya está en las agendas: la empresa Mars One tiene planeada la primera colonia humana habitada para el 2032, la NASA considera la implementación de un escudo magnético artificial para conseguir una terraformación parcial en un par de generaciones14, e Elon Musk, con SpaceX, ya promete migraciones multitudinarias a ese planeta por el costo promedio de una casa en los EE.UU. (200mil dólares15). este exterior aún por venir ya está ocupando el interior terrestre: Marte tiene un día de 25 horas, por lo que el área de supervisión de Curiosity, el robot que explora su superficie, comenzó a operar con una tensión temporal por la diferencia de horarios. y la Luna, para el gobierno de Trump, es una primera escala ya en la mira. ¿qué implica la historia de este viaje, de esta ocupación y su futuro incierto –la generación y ocupación de una biósfera habitable en Marte– que se saborea en el videoclip de la canción Gosh, de Jamie XX16? ¿el Antropoceno como metodología, como periodo geológico nómada o como plaga geológica que invade los planetas habitables? una vez que el terraforming sea una realidad, lo habitable será ahora lo habilitable, y el interior, una vez más –pero ahora geológicamente– algo que viene del exterior. a propósito del salto hacia una sociedad multiplanetaria, ya se propone la discusión de si “debemos” colonizar Marte o mejor Venus17 y quizás disentir con el hashtag #occupyVenus…

#occupyVenus, not other people’s land!

#occupyVenus, not natural reserves!

#occupyVenus without (over)exploiting Earth and earthlings!

#occupyVenus, we want cloud cities!

la desaparición del exterior planteada por Franke y Diederichsen en el marco de su investigación se despliega en una dimensión espacial pero tiene un desdoblamiento temporal. el “capitalismo de datos”, que vigila panópticamente –ya sea a través de satélites artificiales o desde teléfonos inteligentes–, que predice las transformaciones climáticas, financieras, sociales, a través de sistemas computacionales de predicción de patrones, y que, con base en estas predicciones, dirige las acciones humanas cada vez más18, ha transformado ontológicamente al tiempo volviendo al presente una consecuencia, ya no del pasado, sino del futuro19. incluso el desarrollo tecnológico, que es tan determinante de cómo se transforman las formas de vida, tiene una velocidad de avance predecible, tal como descubrió Raymond Kurzweil en los 90s y por lo cual predijo que en el año 2045 ocurrirá la “singularidad tecnológica”: el momento en el que las máquinas rebasan la sofisticación del pensamiento humano. el prefijo –pre define por todos lados estrategias de producción e investigación: tenemos policías preventivas, predicciones del clima, premediaciones en el diseño y el desarrollo tecnológico, procesos preventivos que sostienen la computación cuántica, personalidad preadquirida en la mercadotecnia, y una tendencia anticipativa en el giro especulativo de otros campos como la arqueología contemporánea (que toma una perspectiva del futuro para el presente), las finanzas (con sus activos “derivativos”, que obtienen un valor presente de su valor en el futuro), o el arte contemporáneo (movilizado por una presemiosis heredada del arte conceptual). en este ambiente de especulación generalizada, el futuro también dejó de ser el exterior del tiempo; dejó de ser un campo temporal indeterminado donde las utopías se sembraban o donde acontecimientos inesperados prometían escapes inesperados a las escenas terribles del pasado y del presente. el futuro ya no es más un afuera del tiempo histórico, no más una hoja en blanco sin narrativa que aguarda heroicos escritores; el futuro ya tiene una narrativa en la que el presente no sólo puede sino que debe creer porque se ofrece no sólo posible sino probable, y su cálculo cuenta cada vez con más y más datos. la desaparición del exterior es espacial y además temporal. ¿pero cómo ha sucedido? si desaparecer es desidentificar, tal vez lo que sucedió es que el futuro disruptivo ha dejado de nombrarse o de imaginarse; ¿tenemos otra manera de identificarlo después de las utopías modernas? si la significación de los datos predictivos es estructurada y alterable en el presente, cuando menos la narración del futuro aún puede intervenirse desde el ahora y el exterior en el futuro sigue siendo posible.

de lo que se trata La Reaparición del Exterior es de entender cómo se ha establecido aquí y allá un paradigma de total inclusión, cómo ha tenido fugas y cómo se está intentando y logrando revertir, y cómo se están articulando culturalmente el exterior y el interior –cómo se está desvaneciendo su separación o dicotomía, o más que eso, la manera en que se está logrando pensar su continuidad o dualidad, aquella en la que son una unidad con cualidad de dos, como la banda de Möbius; esto es, cómo el 1 del interior y el 0 del exterior existen en superposición o simultaneidad en la forma de un exterior-interior o de un interior-exterior. porque así como estamos cerca de pasar de una era digital a una era cuántica en la computación, tal vez existen las condiciones para ampliar ese cambio de lógica a otros campos en donde la oposición entre el exterior e interior, por mencionar sólo una de las dualidades que dan forma a nuestro entendimiento del mundo, es aún vigente y problemática.

desde la teoría de los universos paralelos hasta la comprobación del vacío cuántico, la ciencia nos demuestra consistentemente que el exterior y el interior son formas con las que seguimos imaginando al mundo pero con una lógica en transformación. estas formas aún pueden funcionarnos si reimaginamos su relación sobre una mismidad compartida: si las imaginamos en superposición. porque, desde la superposición cuántica hasta la superposición de la realidad virtual sobre la física y las superposiciones ideológicas y poblacionales entre el Norte y el Sur global, el presente nos impone una realidad obligadamente empalmada y contradictoria que adquiere mayor coherencia sin las divisiones dicotómicas a las que estamos acostumbradxs.

________

Notas

1 bias: tendencia, inclinación, prejuicio, predisposición. del francés biais “inclinación, sesgo, oblicuo”, del latín vulgar *(e)bigassius, del griego epikarsios “contra, al través, en un ángulo”, de epi “sobre” + karsios “oblicuo”. el sentido transferido de “predisposición, prejuicio” es de los 1570s en inglés. ver:
http://www.etymonline.com/index.php?term=bias

sustantivo: inclinación hacia algo. verbo: poner bias sobre algo; influenciar. ver: https://en.wiktionary.org/wiki/bias

2 traducción mía de: “Because now you are no longer inside something with a window, looking out at a picture, but now you are out there and there are no limits to it, there are no frames, there are no boundaries”. En Rusty Schweikart, No frames, no boundaries, Creative Initiative Foundation; Palo Alto, CA, The Foundation, 1982.

3 traducción mía de: “The negation of all frames is also the largest possible frame”. En Earthrise and the Disappearance of the Outside, dentro de The Whole Earth. California and the Disappearance of the Outside, 18.

6 en realidad, al parecer, en torno a la singularidad, “el pasado se encuentra radialmente hacia fuera, y todas las direcciones futuras posibles conducen radialmente hacia el interior”, con lo cual “la singularidad se vuelve un tiempo futuro, no un lugar central”. ver How Time Becomes Space Inside a Black Hole | Space Time: https://www.youtube.com/watch?v=KePNhUJ2reI

7 Ver Earthrise and the Disappearance of the Outside, en The Whole Earth. California and the Disappearance of the Outside, Haus der Kulturen der Welt y Sternberg Press, 2013, 12-18.

8 En Earthrise and the Disappearance of the Outside, dentro de The Whole Earth. California and the Disappearance of the Outside, 18.

10 “the flow of energy through a system acts to organize that system”.

11 ver el artículo The Third Carbon Age, donde Michael T. Clare explica que la industria del gas y el petroleo terminarán pronto con las reservas más accesibles y concentradas de estos materiales, y en consecuencia han desarrollado técnicas como el fracking, que colectan estos materiales de yacimientos más inaccesibles o de yacimientos donde los hidrocarburos se encuentran más dispersos, destruyendo y contaminando grandes áreas naturales en el proceso. Clare también explica que, debido a la demanda los combustibles fósiles seguirán siendo más rentables que las energías renovables en las próximas décadas, lo cual ya nos conduce, no a una Era de Energías Renovables sino a una Tercera Era del Carbón: https://www.thenation.com/article/third-carbon-age/

12 así lo sugiere Donna Haraway en su texto Tentacular Thinking: Anthropocene, Capitalocene, Chthulucene, publicado en e-flux: http://www.e-flux.com/journal/tentacular-thinking-anthropocene-capitalocene-chthulucene/

13 ver el artículo de Stanley C. Finney y Lucy E. Edwards The “Anthropocene” epoch: Scientific decision or political statement?, en el sitio web de la Sociedad Geológica de [los Estados Unidos de] América: http://www.geosociety.org/gsatoday/archive/26/3/article/i1052-5173-26-3-4.htm

15 así lo dijo en su conferencia en Guadalajara, México, Elon Musk unveils plan to colonise Mars (2016.9.27):https://www.youtube.com/watch?v=IFA6DLT1jBA&index=5&list=PLjyQkcI-id6w2HKI3r9CrnipAsrPP-Ctd

16 ver el videoclip dirigido por Erik Wernquist: https://www.youtube.com/watch?v=WjNssEVlB6M

17 ver Should We Colonize Venus Instead of Mars? | Space Time | PBS Digital Studios: https://www.youtube.com/watch?v=gJ5KV3rzuag&list=PLsPUh22kYmNDgWwp73HmRNX-nLNgFp86g

18 donde esto parece ejemplificarse mejor es China, donde apps como WeChat combinan los servicios de múltiples apps, obteniendo grandes cantidades de datos sobre hábitos de consumo y formas de vida de sus usuarios, datos que luego deben compartir obligadamente con el gobierno chino. ver la nota del New York Times China, Not Silicon Valley, Is Cutting Edge in Mobile Tech y el video How China Is Changing Your Internet dentro del mismo: http://www.nytimes.com/2016/08/03/technology/china-mobile-tech-innovation-silicon-valley.html

19 ver la ponencia de Armen Avanessian, Surveillance in the Post-capitalist Society en: https://www.youtube.com/watch?v=OVAMVBeZack&list=PLjyQkcI-id6yCdtl_iTR2vw1_udxHjnwH&index=2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s