La ‘performance’ como herramienta de las disidencias corporales

Por Erika Bülle* | ➜

En la última década, la performance se convirtió en una zona transdisciplinaria donde el cuerpo experimenta las diferentes posibilidades que la diversidad de disciplinas ponen a su alcance; si bien el término transdisciplina causa dudas y crea expectativas al usarse para referirse a la performance, esto es porque parece por demás pretencioso pensar en que se desprendan nuevos conocimientos a partir de la experimentación con el cuerpo desde las artes visuales. Es verdad que con la aparición de la performance se necesitó de generar nuevos marcos teóricos y estudios de contenidos especializados, ya que se le consideró una nueva disciplina que evoluciona constantemente. Así, estas nuevas áreas de conocimiento han ayudado a la investigación del tema y su relación con las especialidades afines como el teatro, la danza, entre otras. La investigadora Ileana Diéguez, describe esta forma transdisciplinaria de la performance de la siguiente manera:

Inicialmente he asociado lo liminal a los conceptos de hibridación (Bhabha, Canclini), contaminación, fronterizo (Lotman, Bajtín), excentris (Linda Hutcheon), apuntando hacia esa zona transdisciplinar donde se cruzan el teatro, el arte del performance, las artes visuales y formas de activismo; aproximando lo liminal a lo exiliar, lo desterritorializado, lo mutable y transitorio, lo procesual e inconcluso, lo presentacional más que lo representacional, sin implicar la negación categórica de la dimensión representacional. (Diéguez 2014, 24)

bulle2
LIPO, performance, festival ENAPE, Pachuca, Hidalgo. Erika Bülle, acompañada por Alicia Sabina. Fotografía Mario Patiño.

Como Diéguez bien lo apunta, la investigación de la performance se ocupa de temas que no solo versan sobre lo estético, entrecruzándose con cuestionamientos sociales, filosóficos y antropológicos tales como la raza, el género, el capitalismo, que hacen surgir así nuevas preguntas que han hecho que la performance y su relación con los diferentes contextos y entornos genere nuevos conceptos. Algunos de ellos, aún efímeros, han dado espacio para dialogar y repensar el cuerpo desde el propio cuerpo, sus potencialidades y sus estrategias, su inserción en los diferentes espacios que habita y las modificaciones de estos. Es así como se realiza un constante ejercicio de reflexión que abre innumerables posibilidades de exploración con y desde el cuerpo, dando pie a la convergencia de artistas visuales, artistas escénicos, músicos, entre otras disciplinas; dejando un espacio liminar en la propia definición del concepto de performance art. La investigadora de estudios de performance Diana Taylor, opina que la performance pertenece a un campo posdisciplinario, que surge de las disciplinas que ya han sido establecidas (Taylor 2011, 13). A pesar de la opinión de Taylor, no se puede negar que en la actualidad las disciplinas existentes y establecidas han traspasado sus límites y han generado nuevos conocimientos, rompiendo cualquier paradigma al que se encontraban ancladas, dando como resultado nuevas líneas de investigación que evolucionan a diario.

Se pueden considerar algunos estudios etimológicos del término performance con la finalidad de entender su significado desde sus raíces. Anne Warren Johnson ha realizado un análisis del término inspirada en el rizoma de Deleuze y Guattari, encontrando una forma de repensar el territorio corporal para desterritorializarlo. De esta forma se comprende que la palabra performance tiene raíces etimológicas francesas que datan del medievo temprano, como nos lo dice Warren Johnson en su texto De raíces y rizomas: el devenir del performance (Olguín 2015, 10). Sin embargo la utilización del vocablo puede ser tan versátil, que no logra establecer una definición por sí mismo, lo que suele causar más confusión dentro del arte acción y sus significados múltiples. Performance puede referirse a ejecutar, representación, actuación, pero también a desempeño, cumplimiento, conducta, y así se puede desarrollar un largo listado sobre los usos que la palabra; de ahí la importancia que tiene el hecho de diferenciar una performance como un acontecimiento social que puede estar marcado por características estéticas como lo señala Johnson, pero que en realidad no tiene una intención dentro del arte y una performance art o un suceso de arte acción.

Para Warren, encontrar una definición para la performance es muy difícil, sino es que imposible. Sin embargo Warren apunta que los actuales estudiosos de performance en México tienden a enfatizar la práctica teatral y el “performance arte” como una manera de intervenir en los procesos sociales nacionales e internacionales. (Olguín 2015, 12)

bulle3
LIPO, performance, festival ENAPE, Pachuca, Hidalgo. Erika Bülle, acompañada por Alicia Sabina. Fotografía Mario Patiño.

La performance concebida dentro del camino de las artes visuales, se puede pensar como la herramienta que reflexiona y conceptualiza a través del cuerpo. Sentir y pensar no son acciones separadas, por lo que el pensamiento está directamente conectado al sentimiento y a la inversa. El resultado que se encuentra cuando se observa una performance es un texto corporal que da pie a que el espectador no permanezca pasivo ante la acción, que puede recorrer espacios múltiples, en largas distancias, mientras un acontecer marcado por la abstracción del tiempo hace que el asistente participante quede inmerso en ese texto hecho con el cuerpo. Algunas veces, incluso, absorto, pues puede no comprender bien aquello que observa, otras veces hasta el límite del llanto, ese llanto silencioso que nace de la identificación con el otro. Es cuando se siente y se piensa en el otro un momento preciso para reflexionar sobre la performance. Sus definiciones, por ocioso que esto parezca, a veces son necesarias ya que se requiere saber cómo es que éstas han ido cambiando al punto del extravío de las mismas; otras reflexiones giran en torno a sus acercamientos con otras disciplinas, pero también el entorno que le afecta, es decir el cuerpo del artista accionando en un espacio, en determinado tiempo, lo cual genera movimiento -aunque este en muchas ocasiones sea imperceptible; si se observa con cuidado, el solo movimiento de la respiración puede resultar ser también una performance.

Ese cuerpo que se presenta en la performance, que tiene órganos, articulaciones y huesos, es la máquina perfecta o imperfecta e imprescindible para la performance, donde también se ha convertido en un cuerpo disidente, en un cuerpo desobediente; el cuerpo rebelde que cabe en el universo del arte performático, si se usa el término como lo propone Taylor, que tiende a castellanizar los modos de uso de la palabra, debido a que la performance es aquel universo que también es desobediente, que optó por ser una herramienta subversiva y política para problematizar el arte.

 

bulle1
LIPO, performance, festival ENAPE, Pachuca, Hidalgo. Erika Bülle, acompañada por Alicia Sabina. Fotografía Mario Patiño.

 

_______

Bibliografía

– Deleuze, Gilles y Guattari, Felix, Mil mesetas. Capitalismo y esquizofrenia. Valencia. Pre textos, 6a edición, 2004

– Diéguez, Ileana, Escenarios liminales, teatralidades, performatividades, políticas, México, Serie teoría y técnica, Paso de gato, 2014

– Olguín, Vazquez, Alma. <Estudios del performance: quiebres e itinerarios>. México. Diario de campo #4, coordinación Nacional de antropología/Instituto Nacional de Antropología e Historia, 2015

– Taylor, Diana y Fuentes, Marcela, Estudios avanzados de performance, México. Fondo de cultura económica, 2011

______

* ERIKA BÜLLE. Nació el 9 de junio de 1969 en la Ciudad de México. Actualmente es candidata a Doctora en Artes y Diseño en el área de performance por la UNAM. Trabaja sobre la problemática de los cuerpos gordos en México y la discriminación hacia esta disidencia. Contó con la distinción de la beca UNAM para realizar estudios de doctorado, así como dos apoyos UNAM de prácticas escolares para la realización de proyectos. Seleccionada como represente de Latinoamérica en el festival de performance, Buzzcut, Escocia, 2017. Seleccionada para representar a México en el festival de performance Rapid Pulse, Chicago, 2016, en el festival de performance y video/ performance Perfoartnet Colombia, 2016, México en el festival de performance y arte vivo Bem me cuir, Brasil, 2016. Ha Participado en diversas conferencias en simposios y coloquios institucionales. Hay varios escritos testimoniales de su producción artística. Tiene varias publicaciones tanto electrónicas como impresas.

 

 

Anuncios

2 comentarios en “La ‘performance’ como herramienta de las disidencias corporales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s