Historia

Telecápita

Telecápita fue fundada en 2011 por Alejandro Flores Valencia y Nancy Mendoza Silva, con el respaldo del Dr. Manuel Garrido Valenzuela para la realización de su primer actividad pública. Desde sus inicios promueve al interior de la sociedad mexicana la recuperación del pensamiento crítico a partir del uso consciente de los metamedios digitales, una sociedad que ha perdido profundidad reflexiva. A lo largo de su historia, Telecápita se ha consolidado como una organización cultural conformada por escritores y artistas mexicanos. Más de 50 personas han formado parte de la Organización Telecápita.

Anualmente organiza un «Encuentro de Arte, Pensamiento y Nuevos Relatos», en los que han participado más de 100 invitados nacionales e internaciones: Eloy Fernández Porta, Reinaldo Ladagga, Eduardo Subirats, Sergio González Rodríguez, Guillermo Fadanelli, Cristina Rivera Garza, Abraham Cruzvillegas, Mario Bellatin, son algunos de ellos; más de 70 estudiantes universitarios, alrededor de 40 artistas escénicos, con una asistencia total de más de 3,000 personas en sus cuatro ediciones.

Desde el 2012, genera contenidos periódicos de crítica cultural y periodismo narrativo, en su página web telecápita.org. Desde el 2013, organiza una serie de seminarios sobre teoría crítica en donde han participado como conferencistas artistas como Marcela Armas o Yuri Herrera, y desde ese mismo año promueve una serie de foros de carácter público sobre temas coyunturales bajo el nombre de «Sesiones Telecápita» en los que han participado intelectuales como Franco Berardi ‘Bifo’ o Agustín Fernández Mallo.

A partir de finales del 2014, se ha conformado también como un laboratorio de artistas para la creación de piezas o acciones de índole estético y reflexivo.

Cinocéfalo Revista

Fundada en el 2012 por César Cortés Vega, CINOCÉFALO ha sido una revista deriva de un primer proyecto llamado Àgora Speed; postliteraturas, publicada en papel y en linea, que busca propuestas que salgan de los circuitos convencionales de pensamiento, para tratar temas que planteen desviaciones críticas respecto a la literatura o el arte, o incluso textos que busquen la frontera ambigua entre estos y otros campos. Nos interesan temas como la muerte del autor, la nueva edición, la postautonomía, el pensamiento postcolonial y decolonial, la complejidad, las poéticas experimentales, las escrituras marginales, la hiperrealidad, el transfeminismo, la crítica a las vanguardias locales, la literatura expandida, los nuevos medios, el arte contemporáneo y cualquier otra problemática que plantee apuestas de pensamiento no complacientes.

Su política editorial está encaminada por tanto a plantear un discurso que le dé cabida a manifestaciones críticas que suelen quedar rezagadas frente a las formulaciones más establecidas, lo cual sugiera un viraje en las maneras que hay de poner en juego discursos críticos.